Cómo seduje a la chica más antipática de Montevideo – Uruguay

Este reporte de campo pertenece a la comunidad de LevantArt Escuela de Liderazgo y Seducción. Los nombres propios y algunas circunstancias han sido modificadas para resguardar la privacidad de las personas involucradas.

A “la chica más antipática de Montevideo” la conocía de vista. Vamos a llamarla “HaterSexy”. Es amiga de la novia de mi hermano y las pocas veces que la vi, además de hermosa me pareció demasiado… ortiva. No voy a mentirles, su actitud me atraía pero no sabía como entrarle, no había diálogo y ella parece de esas chicas a las que todos los hombres le caen mal.

La primera vez que hablamos fue en una fiesta a la cual yo entré con una energía enorme. Ella estaba en un grupo de hombres y mujeres del cual era partícipe mi hermano, su novia, ella y otro gente. Me acerqué y saludé a todos. Pensé “Hoy que estoy motivado voy a darle un poco de su medicina”.

Apliqué un descualificador para comenzar, desde que los aprendí soy adicto!

Yo: Paaa!! ¿Cómo entraste vos aca? Jajaja Han cambiado estas fiestas, empezaron a dejar entrar a cualquiera…

HaterSexy: (me mira como sobrándome)

Yo: (al grupo) ¿Hace cuanto llegaron?

Me explican que llegaron a las 4 y bla bla bla

Yo: (a ella) Me encantan tus zapatos, si estamos asi me imagino que está bravo llegar a fin de mes jajaj (otro hermoso descualificador para ella que estaba descalza)

HaterSexy: Cayate pendejo, los zapatos me molestan, y llego a fin de mes

Yo: jajaj no te creo nada. (Y me retiro)

La verdad es que si bien sus palabras habían sido antipáticas, a partir de esa interacción en que le devolví con su misma  medicina,  ella comenzó a focalizar su atención hacia mi. Haga lo que haga su pecho siempre apuntaba hacia mi. Ese dia no pude hacer mucho más que eso ya que tenía que irme. Igualmente cuando me tuve que ir salude a todo el grupo y cuando la fui a saludar a ella seguí con la misma dinámica.

Yo: Te saludo por respeto, aunque seas anti, nos vemos

HaterSexy: jajaja no soy anti.

Yo: No te creo nada

HaterSexy: Basta yo no miento

Yo: No me chamuyes más… nos vemos (otra estrategia a la que me volví adicto es la inversión de roles! Decirle a las minas “no me chamuyes” funciona tan bien que no me lo explico)

Días después me veo dentro de un grupo de whatsapp donde ella estaba. Había como 10 personas y decidí utilizar eso a mi favor. Simplemente comencé a utilizar teoría de grupos. Demostraba alto valor y se lo bajaba a ella. Parecía simple, pero ella comenzó a contrarrestar mis movidas y a tirarme palos a mi! Se comenzó a dar un ping pong donde participábamos todos pero entre ella y yo había solamente mala onda.

Básicamente ante su mala onda yo la ignoraba y ella ante la mia buscaba cualificarse. Lo más asombroso es que en un momento ella me inventa un apodo justo cuando yo estaba a punto de inventarle otro. Si, ahí ella dominó la interacción por unos minutos y luego logré llevar la interacción para mi lado y empezar a llamarle “ORTI” basado en su mala onda.

En cierto momento, se comienza a hablar sobre quién iba a  ir a una fiesta que iba a realizarse días después. Ella manifestó que iba a ir, mientras que yo no dije nada aunque por dentro pensé “genial, aca arranca mi juego”.

Al día siguiente a esa fiesta le hablé por primera vez por privado:

Yo: Me quiero sacar una duda…

HaterSexy: ¿Sobre que?

Yo: ¿Como estuvo la fiesta del otro dia?

HaterSexy: Al final no fui, me enferme y preferí quedarme en casa para no empeorar

Yo: jajaj Salió tu lado responsable, por fin! ¿Sabés de alguna otra fiesta que se haga ahora más adelante?

HaterSexy: Yo soy responsable! Si, hay una el domingo que viene no se quien va, pero si te cuelga vamos. Le avisamos a los demás y vamos. Te invito para que veas que no soy ortiva…

Yo: Espero no estés planificando algo malo hacia mi persona, voy a aceptar tu propuesta. Hablemos con los demás.

Luego pasamos al grupo de watsap y se empezó a arreglar para ir a la fiesta. Obviamente ella y yo liderando y promoviendo la salida. Acordamos con el grupo ir a la fiesta. Ya no éramos los dos deconocidos mala onda, teníamos una causa común. Estaba yendo por buen camino, no podía creer que sea la misma chica antipática que había conocido!

Ya en la fiesta se dieron situaciones de diálogo más “normales” donde pude contarle a qué me dedico,  hablé de mis sobrinos, de la facultad, etc. Ella se mostraba interesada. Por fin me estaba consolidando en la etapa de atracción, pero aún faltaba.

En determinado momento veo que el grupo se queda medio mudo y con poca energía, y es allí donde me propongo mover de lugar con ella. Para ello, previamente medí su nivel de interés conmigo pidiéndole dos cosas:

Que me diga mi talle de vaquero porque justo una amiga me había preguntado por watsap y luego le pedí que aproveche su condición de mujer para que la atiendan rápido en la barra y comprar una coca cola. Cumplio los 2 pedidos así que simplemente le dije “acompañame afuera”.

Una vez en la terraza de la fiesta me pregunta para qué habíamos ido hasta allí…

HaterSexy: ¿A que vinimos aca? Ya se, quisiste dejar a los demás solos porque estaban todos en pareja (irónica)

Sentí que quiso demostrar que ya sabia que yo quería estar solo con ella.

Yo: Si, digamos que si. Vamos a jugar un juego…(planteo el juego de las preguntas y sus reglas que ya todos conocemos) Empiezo yo!

HaterSexy: No, empiezo yo. ¿Alguna vez cagaste a alguna novia tuya?

Yo: Hagamos esto, jugamos piedra papel o tijera y si yo gano empiezo yo, de lo contrario podrás hacer esa pregunta.

El juego lo gané yo, y efectivamente le robe la pregunta sólo para fastidiarla Luego de eso me preocupé por comenzar el contacto físico de forma sutil ya que había sido casi nulo hasta el momento. Es un error que cometo siempre en mis juegos, lo postergo mucho. Siempre en la etapa de atracción me preocupo por la via racional y dejo un poco de lado la cuestión física.

Vinieron un par de preguntas irrelevantes y antes de que yo empezara a llevar las preguntas hacia el tema sexual o similar, comenzó ella a hacerlo. Como consecuencia fui yo que meti la pregunta. “Del 1 al 10 ¿Con cuánto calificarías un beso entre nosotros?” Califico 7. Tiré el cabezazo y salio el beso. Perfecto, qué alegría. Quería irme con ella pero la verdad no tenía un plan para hacerlo por lo que propuse reunirnos con el grupo nuevamente para empezar a pensar mi nueva estrategia.

Al llegar al grupo comenzamos a hablar entre todos y la actitud entre ella y yo era normal, hablábamos junto con todos y se había apagado esa “pelea” o desafío constante mutuo. Eso se notó y algunas personas del grupo me preguntaron qué había pasado que no nos estábamos desafiando constantemente como al principio. La respuesta fue que ella había entendido mi superioridad y que ya había paz. Las risas se hicieron dueñas de ese momento y seguimos divirtiéndonos.

Pensando una posible estrategia se me ocurrió que con alguna buena excusa podríamos mediante una negación plausible salir del lugar y dejar al resto del grupo allí. Yo sabía que ella al otro dia tenia que trabajar temprano en la mañana, al igual que yo por lo que a las 0:30am la ví un poco más baja de energía y decidí aislar nuevamente a la terraza. Una vez allí ella sola empezó a hablar del trabajo (parecía que me leía la mente)

HaterSexy: Ya se terminó el fin de semana, mañana arranca de nuevo la semana y el trabajo.

Yo: Si, siempre pasa eso, por algo se le llama fin de semana jajajaj

HaterSexy: (riéndose) ¿Estás de vivo?

Yo: Con toda la vitalidad! ¿A qué hora entras mañana?

HaterSexy: A las 7am

Yo: Pah! Yo a las 8am. Estoy para irme en realidad, si querés ya cuando me voy te dejo en tu casa. Aquellos tienen pinta que se van a quedar bastante más.

HaterSexy: No sé si tanto mas, porque madrugan mañana.

Yo: Como quieras, yo planto bandera ahora, ya los conocés, si es por ellos siguen hasta que termine.

HaterSexy: Bueno, dale. Vamos asi gano horas de sueño

Fuimos hasta el grupo, y dijimos que nos íbamos y que yo la dejaba en la casa. Las sospechas fueron obvias, pero sin pruebas no hay culpables jajaja.

De camino a su casa hablamos de varios temas irrelevantes y me centré en hacer contacto físico mientras manejaba y en los semáforos. Al ver siempre receptividad, sabía que al llegar iba a pedir para ir al baño y meterme dentro de su casa. Es algo que nadie te puede negar, es solo pasar al baño.

La llegada fue fácil y apenas dije “me estoy meando….puedo…” ella dijo, “pasa al baño si queres”. Dentro de su casa luego de ir al baño le di un beso en  el living de la casa y luego de eso continuamos fluidamente hacia su habitación.

Soy de los que piensa que todas las experiencias nos dejan una enseñanza y nos ayudan a ser mejores personas, siempre se están aprendiendo cosas nuevas. Este caso en particular me reafirmó que cuanto más congruentemente nos comportamos desde el principio, más fácil es seguir pasando la etapas posteriores.

Me di cuenta que hay veces que abandono algunas interacciones con mujeres debido a que se comienza a dar una suerte de desafío entre ellas y yo y siento que no van a conducir a nada y con este caso comprobé que no es asi. La importancia de actuar en espejo, no mostrarse blando, al  principio fue una batalla sin embargo lo que sucedió fue que ella estaba buscando ver si del otro lado había la resistencia suficiente como para soportar sus desafíos. Es claro que una mujer así no va a estar con un blando, precisa a alguien que esté a su altura. Y yo lo estuve.

Abrazo grande!

Mariano –  27 – Estudiante

Para más información: www.levantartseduccion.com

info@levantartseduccion.com

You Might Also Like